viernes, 4 de febrero de 2011

TIPOS DE SUELO EN LA ZONA METROPOLITANA.

Las tierras de acarreo, fruto de las corrientes de agua de las regiones montañosas, el polvo de las tolvaneras, que eran tan frecuentes antes de la actual vegetación y las lavas de las erupciones volcánicas, fueron llenando el lago, hasta constituir el terreno actual. La acomodación de todas estas materias fue lenta, tanto más que su caída era atenuada por el agua. El terreno así formado, tiene una naturaleza cavernosa y una estructura celular. Sus intersticios están llenos de agua. Muestras extraídas a los 7 y 10 mts. de profundidad, tienen hasta más de 75 %, a esta agua, se le da el nombre de freática. El terreno firme debe tener una gran profundidad, pues en sondeos hechos a 300 ó 400 mts. aún no se encuentra. Hay también materias orgánicas; a diferentes profundidades se encuentran capas de mayor resistencia, constituidas por mantos de arena, grava o tepetate, o simplemente arcilla más compacta. Las arcillas lacustres subyacen en la gran parte del área urbana, los suelos de la ciudad de México son sedimentos heterogéneos, volcánico, lacustres, con una proporción y variedad de microfósiles (ostrácodos y diatomeas) que adicionan compuestos solubles generados por la alteración de sus exoesqueletos y que forman parte de la micro estructura del suelo. Los depósitos lacustres provienen principalmente de los ríos, los sedimentos se depositan a lo largo de la rivera, particularmente en la desembocadura de los ríos, donde se forman abanicos aluviales o deltas, que se extienden al interior del lago. Las gravas y arenas se depositan en las riveras, en tanto que los limos y arcillas alcanzan el centro del lago.
Los sedimentos lacustres de la cuenca de México se pueden clasificar de acuerdo con su origen en tres grupos:
• Componente alóctona, consiste de minerales detríticos, tales como la plagioclasa, hornblenda, hiperstena,
cristobalita, vidrio volcánico, minerales de arcilla, ceniza volcánica y materia orgánica.
Todos estos componentes son resultado de la erosión de la cuenca.
• Componente autóctona, incluye precipitado de calcita bioquímica (valvas de ostrácodos y conchas de
gastrópodos), sílice biogénica (frústulas de diatomeas), olitos, y materia orgánica.
• Componente diagenética, incluye componentes que se formaron de la alteración de vidrio volcánico o de la
inestabilidad de otros componentes primarios después de su depositación (sílice, ópalo y minerales
ferromagnesianos). Se identifican ópalo-CT, cristobalita, goetita, calcita y pirita.
SUELO.












REFERENCIAS.
http://academic.uprm.edu/laccei/index.php/RIDNAIC/article/view/113/11

1 comentario:

  1. Te sugiero que en todas las entradas que realices en cualquier las acompañes de imágenes que ilustren la lectura, en este tipo de medios se puede facilitar las lecturas con la presentación de impagenes y/o videos

    ResponderEliminar